Blog

“No esperen a que la empresa esté en problemas para adoptar los cambios”

Si todavía hay alguien que se pregunta si por el tipo de actividad o industria debe considerar el impacto de la Transformación Digital en su operación o por tener tal o cual tamaño no le afecta, o mejor, si porque le va bien como está no debe considerarla, está en serios problemas.

Recientemente, en el evento en el que Daycohost presentó al mercado su Visión 3.0, para apalancar a las empresas e instituciones en sus procesos de Transformación Digital, habilitando recursos tecnológicos, capacidad de gestión y experiencia en el manejo de recursos y plataformas de Ti y Telecom, la Dra. Militza Basualdo, experta de reconocida trayectoria en la industria de TI y en el tema, cabeza del área de TI en Citibank, Gartner y actual partner en Accelencia, México. Sentenció que “ninguna empresa o industria escapa a la urgencia de considerar la Transformación Digital en su agenda ejecutiva. No hay sector o tipo de actividad que, aunque esté en un buen momento, sienta que el tema no le atañe. Esto es un grave error, así como creer que, con diseñar y liberar una aplicación móvil, app, ya lo está resolviendo. Eso no es Transformación Digital”.

El tema es mucho más profundo y contrariamente a lo que algunos todavía piensan, la Transformación Digital no es un tema de carácter tecnológico, ni lo resuelven los tecnólogos.

“Es un tema del negocio, del cambio que debe experimentar el modelo de negocios actual para responder a las necesidades y exigencias de un consumidor interconectado que demanda servicios que quiere gestionar a través de canales digitales y no como lo venía haciendo tradicionalmente”.

Por eso el tema se ha convertido en todo un reto para las llamadas empresas no nativas digitales, porque además de “digitalizar” el negocio, los procesos, los canales de servicio, venta y atención, desafío que pocas empresas han alcanzado en la región de América Latina, con sus excepciones; es necesario orientar todo eso al usuario, al consumidor final, facilitando el terreno perfecto para que ocurran experiencias de uso memorables que verdaderamente logren impacto, es el asunto clave a resolver.

“Si bien la tecnología es un medio, no es el fin, así como tampoco lo es la Transformación Digital en sí misma. Esta es una ruta que debe trazarse, que representa transitar hacia lo desconocido, que supone además cometer errores de los cuales hay que aprender, pero que sobre todo exige dar rienda suelta a la innovación para poder alcanzar y dar respuesta a esas experiencias que los usuarios desean tener en su interacción con las empresas y sus productos y servicios”. Lo importante, subrayó Basualdo, es que hay evidencias concretas, probadas, que ya van marcando un camino, con demostraciones claras de éxito en aplicaciones y usos de tecnologías digitales como Inteligencia Artificial e Internet de las Cosas, por citar algunas.

Por eso es tan importante que los decisores asuman el tema y faciliten la ruta para los cambios que se deben experimentar, independientemente del tamaño o naturaleza de operación, para enrutarse con un hecho inevitable que es lo único que, en el entorno globalizado de hoy, garantiza la trascendencia a las empresas.

Mariam Larrazábal G

mlago@daycohost.com