Cinco mitos sobre la delegación de servicios de TI

agosto 15, 2018

  1. ¿Cuál es el verdadero valor al delegar servicios de TI? Múltiple. La delegación, outsourcing, tercerización, como suele conocérsele en distintos mercados no es sólo una realidad sino que ha ganado importante terreno frente a los modelos de adquisición, dadas las innumerables ventajas que ofrece. Si se está completamente claro de que el rol de la tecnología es estratégico para lograr los objetivos del negocio y ésta no es vista como un costo más, lo cual se lee de manera simple pero le invitamos a un ejercicio profundo de interpretación, la lista de beneficios no cabe en este artículo. Al delegar, sencillamente estás centrando el foco en lo importante, que es el negocio en sí y sus objetivos, habilitar canales de venta on-line, facilitar el acceso a los datos en tiempo real, desde distintos dispositivos y lugares, consolidar datos para labores de inteligencia del negocio, garantizar que las aplicaciones cuenten con los más altos estándares de disponibilidad. En adición, la vigencia y soporte de las plataformas operativas, las garantías para la seguridad de los datos, la actualización, mantenimiento y soporte, la gestión a cargo de personal experto, el monitoreo especializado continuo, la gestión en base a procesos globales alienados con las mejores prácticas, son sólo algunos ítemes en esa lista que por ejemplo ofrece un data center dentro de su oferta de valor.

 

  1. Prefiero hacerlo todo en casa, in house, así tengo el control. Incierto. Éste es el gran dilema del líder y equipo de TI de una organización que en todo momento lucha con el fantasma de ¿cuál será la mejor decisión?, delegar o adquirir. Hoy por hoy está claro que, ante la velocidad de los cambios que ofrece la herramienta tecnológica, la experticia que se requiere para su gestión, la demanda cada vez mayor de contar con plataformas confiables que garanticen operaciones 7x24x365, entre los aspectos más relevantes, la comparación debe superar el terreno meramente de los costos frente a una visión más amplia que permita advertir no sólo los costos ocultos inherentes a temas como obsolescencia, mantenimiento, soporte, entrenamientos, sino aspectos de mayor relevancia como oportunidad o “time to market” para liberar un nuevo servicio o funcionalidad y monitoreo especializado 7×24 para anticipación a posibles riesgos de la plataforma operativa. Contar con el respaldo de una infraestructura operativa diseñada para tal, bajo los estándares de redundancia, confiabilidad, seguridad física y lógica y robustez, como la que un aliado puede bridar porque además es su “core”, es también un aspecto crítico a la hora de evaluar la pertinencia de hacer un alto en el negocio propio para reproducir una infraestructura operativa “in house” con los riesgos, tiempos e inversión que ello conlleva. La cuestión es comparar peras con peras y…

 

  1. El Bombero especializado en incendios de TI o el Estratega. Verdadero. A grandes rasgos, aunque reconocemos la existencia de matices intermedios, existen dos grandes grupos de líderes y equipos de TI. Los que fungen como “apagaincendios” y los que son considerados verdaderos estrategas en sus organizaciones. Las diferencias son evidentes y las conoce usted mejor que yo. Dícese de aquel cuya agenda la marca el incidente interno, las fallas del correo, la página web que está caída, el parche que no corrió adecuadamente, los usuarios de finanzas que no pueden ingresar al sistema de facturación, en fin. En contraposición, tenemos al talento involucrado en los aspectos estratégicos del negocio, como habilitar un nuevo canal o servicio en línea, cómo acometer la expansión del negocio hacia otros mercados, qué solución aplicar para resolver un tema de interconexión entre las distintas sedes, que aliados involucrar. Obviamente, el primero, en contraposición al segundo por alguna razón propia o de la organización, no ha profundizado en las ventajas de la delegación para capitalizar sus esfuerzos en pro de la evolución del negocio. ¿En cuál de las dos escenas se fotografía usted?

 

  1. Si delego corro el riesgo de compartir mis datos del negocio con un tercero. Falso. Cerrarse a la posibilidad de delegar servicios por un mito de creer que los datos críticos de una organización quedarán expuestos o serán vulnerables a la intromisión de terceros se ha constituido en uno de los mayores inhibidores, construido sobre bases endebles. Generalmente, los servicios que se ofrecen desde la delegación están enfocados en los aspectos de la plataforma de Ti y Telecom, que es lo que da sustento a un negocio y garantiza continuidad, disponibilidad, seguridad. Desde esta perspectiva nada tiene que ver con el acceso a los datos ni la más mínima posibilidad de manipulación. El cliente, es y será siempre el dueño y responsable de sus datos. El proveedor de servicios, llámese data center, carrier, integrador, tiene su rol muy claramente definido en función de brindar los elementos de tecnología que habilitan a su vez una operación de distribución, logística, e-commerce o administrativa, producción, entre otras.

 

  1. La quinta posición la dejamos libre para su interpretación. Oportunidad. En base a su experiencia y a los desafíos que hoy están sobre la mesa en materia del protagonismo de la tecnología para garantizar que las organizaciones, de cualquier tamaño o naturaleza trasciendan en el tiempo, considerando además la presencia de competidores no “tradicionales” que han sabido leer las necesidades de usuarios interconectados las 24 horas, le proponemos reflexionar sobre su mito sobre la delegación de servicios de TI. ¿Conveniente o no? ¿Costo-eficiente? ¿Confiable? ¡Le invitamos a compartirlo a través de nuestras rrss!

Mariam Larrazábal G

@Daycohost

Escrito por