La tecnología es la llave de entrada al mundo

mayo 25, 2017

Pequeñas, grandes y medianas empresas dependen de la tecnología para habilitar sus operaciones de misión crítica y mantener sus actividades.

Hablar de empresas digitales hoy, es hablar de cualquier empresa, pequeña, mediana, multinacional, emprendimiento.

Y esto porque, en el entorno de la economía digital en el que el principal activo es la información, son pocas las actividades que no dependen de infraestructuras de TI, propias, de terceros o mixtas, para operar o gestionar relaciones con clientes, usuarios internos, proveedores, etc.

Visto así, la tecnología ocupa en la actualidad un lugar estratégico en cualquier organización, independientemente de su tamaño y/o naturaleza de operación. Desde las funciones básicas como pudiera ser la gestión del correo electrónico o la nómina, hasta una robusta plataforma requerida para gestionar una aplicación de misión crítica que permite a una fábrica producir carros, cartones, jugos, o a un banco, mostrar en línea las cuentas de sus clientes, el elemento de TI está presente y cada vez es más necesario en un mercado de alta competencia.

¿Cómo accedo al elemento tecnológico?

La pregunta que aquí cabe y que se hacen todos quienes están al frente de cualquier organización, léase empresas, instituciones o emprendimientos es ¿cómo accedo al elemento tecnológico?, entendiendo su rol estratégico y buscando opciones que garanticen esquemas costo-eficientes.

Respecto a la respuesta, en el mundo hay dos esquemas disponibles, hacerlo directamente, lo que comúnmente se conoce como in house, es decir, adquirir la plataforma y con ello todo lo que implica, los equipos, el software, el recurso que la opere, que se mantenga actualizado, que sepa anticipar situaciones que la pongan en riesgo ante un tema de capacidades, etc, o, apoyarse en organizaciones especializadas que brindan la tecnología como un servicio. La verdad es, que hoy por hoy, lo más común es un modelo mixto que tiene un porcentaje de una y otra opción, que varía de acuerdo a la necesidad real, la madurez de la operación en cuestión y su visión del largo plazo, la experiencia, etc. Ésa es la realidad de tantas y tantas organizaciones, pequeñas, medianas o grandes que poseen esquemas mixtos de operación respecto al componente de tecnología, conformando así un equipo mixto, en el que los recursos humanos y técnicos propios y los del tercero suman una gran organización de visión compartida que acompaña a la empresa, para la realización de sus objetivos de negocio, garantizando la plataforma de tecnología más adecuada, eficiente, segura y con los más altos niveles de disponibilidad que es el fin último de todos, en este sentido.

En cualquier caso, recientes estudios de Gartner, Forrester o IDC, firmas mundialmente reconocidas por sus hallazgos en materia de tendencias y visión de TI, revelan datos impactantes de cómo viene ganando terreno el acceso a la tecnología bajo modelos de servicio, frente a una serie de inhibidores que hacen cada vez más compleja la adquisición de tecnología para gestionar una operación. Elevados costos de adquisición, velocidad de implementación, conocimiento requerido, costos de mantenimiento y/o soporte, obsolescencia, figuran entre las principales razones que inclinan la balanza en favor del acceso al recurso tecnológico bajo modalidades de servicio, terreno en el que la figura del Data Center tiene mucho que decir y aportar.

Escrito por